SÍGUENOS EN:


EL CORAZÓN DE LA MATERIA. ¿Pueden la ciencia y la fe coincidir?



Por Roberto Sosa/ Una roca es el hilo conductor; dentro de una cueva un descubrimiento detona el pensamiento progresista. Dios existe, está en la energía de toda la materia. La Fe y la Ciencia se reconcilian en el pensamiento del padre jesuita Pierre Teilhard de Chardin. El teatro compila la ideología de un religioso, poeta, filósofo y paleontólogo que aportó una visión muy personal de la evolución.

El texto trae al escenario un discurso que versa con nuestra contemporaneidad y realidad. Una reportera da seguimiento a las catástrofes, desastres provocados por el hombre como lo fue la explosión de la planta nuclear en Chernóbil; incendios que devastan los bosques. Gente desplazada de sus tierras por la violencia. Da testimonios de los relatos; graba el dolor y el sufrimiento de los que sobreviven.

Pierre Teilhard niño descubre en el claro de un bosque una piedra, que le “habla”: “en esa piedra se oculta el corazón de la materia…”. La roca lo acompañará a lo largo su vida, es su mayor tesoro. Teilhard crece, cursa estudios de ciencias y letras; a los 18 años ingresa en el noviciado jesuita. Cursa estudios de teología, después es ordenado sacerdote.

El personaje transita entre la realidad y la ficción. La vida del padre jesuita fue controversial, su pensamiento revolucionó la Fe y confrontó el pensamiento religioso con la ciencia. El tiempo que le tocó vivir, transformó al joven filósofo en un hombre que nunca dejó de lado su doctrina, ni su fe, por los descubrimientos científicos. Fue un impulsor del pensamiento vanguardista.

Las escenas reflejan un universo en donde Dios es el protagonista, el creador… omnipresente. Y la presencia del hombre, el ser humano depredador, la especie “dominante” de la creación. La obra en este sentido busca la reflexión, no detrás del discurso retórico de la religión, ni del escepticismo científico, refleja la ideología de su protagonista. Dios y la ciencia pueden converger en el pensamiento del hombre.

Cabe destacar el trabajo en la escenografía, iluminación y el video mapping de Philippe Amand; cada escena es una realidad y un contexto que cambia y se abraza a la historia. Un recurso que nos permite viajar, recorrer el planeta y transitar por el tiempo. Podemos estar frente al desastre en Chernóbil, un bosque en llamas, paisajes de China, un palacio, un museo, una estación de ferrocarriles, la selva lacandona, en el Vaticano… una cueva en donde encuentran al eslabón perdido.

La profundidad que se logra en cada escena es impactante, de pronoto es como ver cine en vivo. La iluminación y vestuario se complementan en un espectáculo visualmente portentoso, asombroso, extraordinario.

Llegando al final de la obra, hay una escena donde el padre Teilhard, en lo alto de una montaña y con el sol en el horizonte, reflexiona y habla con Dios: “Bendita seas poderosa materia” “todo lo que existe te lo ruega Señor…”. Un monólogo poderoso, emotivo, que sacude la conciencia, una escena que en verdad reconcilia a los creyentes y ateos con… Dios. Ésta, pienso, podría ser un final igual de poderoso para la puesta.

La obra es de José Ramón Enríquez, José María de Tavira y Luis de Tavira, espléndido trabajo en la investigación, recopilación de textos y traducción, el resultado es una excelente dramaturgia. El elenco es de primera, en igual tenor las actuaciones: José María de Tavira, Marina de Tavira, José Caballero, Miguel Flores, Laura Almela, Raúl Briones, Mauricio Pimentel, Isabel Ruiz, Jeovanni Sánchez, Raúl Adalid, Ana Clara Castañón, Asur Zagada, Eugenio Rubio, Carlos Ordóñez, Juan Carlos Vives y Evanivaldo Correa. Todo bajo la dirección de Luis de Tavira.

Consulta precios y horarios de la obra, aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



4 comentarios sobre “EL CORAZÓN DE LA MATERIA. ¿Pueden la ciencia y la fe coincidir?

  1. Soy un apasionado del pensamiento del Padre Teilhard. Estuve fuera de México y no pude asistir a estas representaciones tan elogiadas por los que las vieron. Lanzo el mismo “Ojala” de los que me precedieron.

    Carlos Ortiz de la Huerta
    ortizdelahcarl@hotmail.com

    • No me fue posible ir a ver la obra, que me enteré de ésta en el programa Sacro y Profano, me encantaría poder verla me parece muy interesante ¿la pueden volver a presentar por favor? Muchas gracias

Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.














Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: