SÍGUENOS EN:


Made in México, obra que apela a la identidad



made-in-mexico-intPor Mariana Mijares / Como mexicanos, nos gusta estar orgullosos de lo que somos, quizá por ello, y por una historia que apela a la identidad como mexicanos, Made in México ha sido un fenómeno teatral.

Atrás en quedado las épocas en que las obras permanecen en el teatro más de un año. El público ha cambiado, ya no hay funciones de teatro de lunes a domingo y son contados los montajes basadas en textos extranjeros que superan las 500 representaciones. Pero ahí están Mentiras, musical mexicano que ya rebasa las 2 mil representaciones y Made in México que cumplió en abril 700 representaciones y que ahora se renueva con la incorporación de Edith González al elenco.

González es ya una veterana en los escenarios teatrales: sus trabajos incluyen Magnolias de acero (1985), Aventurera (1997-1998 y 2005-2008), Buenas noches, mamá (2010) y Purgatorio (2012), entre otras.

Ahora, la actriz que recientemente protagonizara la telenovela Las Bravo, da vida a Marisela, una mujer elegante que regresa a México después de haber vivido 30 años en Estados Unidos, país al que se fue obligada por la situación económica, la devaluación y las deudas.

Marisela aún guarda rencores hacia la gente que no les ayudó a ella y a su esposo Osvaldo (Ferrara) cuando más lo necesitaron, pero su querido hermano, su ‘Negrito’ (Inclán) los apoyó hasta con lo que no tenía. Este acto refleja la generosidad que suele caracterizar a los mexicanos, pero también, la gran importancia que tiene la familia dentro de nuestra sociedad.

La vida de ‘el Negro’, un carismático mecánico, y ‘la Yoli’ (Bonilla), una sencilla costurera, trascurre de manera tranquila en la casa que comparten; ahí, apenas hay un sillón viejo -que era el asiento de un coche-, una mesa de plástico, unos bancos de madera y algunos adornos sencillos. A ellos no parece molestarles vivir de manera tan humilde y toman la vida con humor y optimismo. Hablan del taller del Negro, de su hija Paty -que se inscribirá a la universidad- y de por qué deberían comprar en la tienda de abarrotes que les fía, aunque sea más cara que la que les queda cerca.

Esta pareja representa la realidad de la mayoría de los habitantes de este país; gente que se esfuerza, que trabaja de sol a sol, y que vive al día.

En contraparte, Marisela y Osvaldo lograron renacer de las cenizas y gracias al trabajo de Osvaldo como catedrático en Estados Unidos, ahora son una familia acomodada y que posee una casa ‘que es como vivir en un calendario’.

El contraste entre ambas parejas es evidente; la forma en que hablan, se visten y hasta cómo se mueven; sin embargo, hay un contraste aún más profundo y que desata el conflicto de la obra: la idea de que el Negro y la Yoli se vayan a vivir a Estados Unidos.

De acuerdo a datos oficiales, entre 1970 y 2003 la población de origen mexicano en Estados Unidos aumentó de 5.4 millones a 26.7 millones. Hoy en día rebasa los 30 millones, y esta cifra continuará en aumento.

Nelly Fernández Tiscorina, guionista argentina de televisión y cine, supo capturar la realidad de los migrantes y plasmarla en un texto teatral titulado Made in Lanús, que se estrenó en 1986 y que fue llevado al cine en 1987 como Made in Argentina. Aquí, la obra de Fernández Tiscorina se adapta a una realidad mexicana, y aún después de tres años en cartelera, continúa vigente reflejando a los que se van, pero también a los que se quedan.

Gran parte del encanto de este montaje deviene del carisma y talento de Rafael Inclán, quien entiende a la perfección a su personaje y lo dota de dobles sentidos y chistes que se actualizan continuamente; por ejemplo, uno del ‘Chicharito’ – constantemente rezagado en la banca- y cómo la línea 12 del metro no camina, pero está.

El montaje por momentos recuerda a una telenovela; con un melodrama siempre presente y con personajes que logran llevar al público de la risa a las lágrimas en cuestión de minutos. Pero en el fondo, también se invita a la reflexión; a cuestionarnos si es preferible vivir una vida de lujo y comodidades pero alejado de esta tierra y esta gente. Porque el dinero sin duda da muchas satisfacciones, pero en este país, la verdadera felicidad está ‘hecha en México’.

Made in México

-La obra actualmente se presenta en el Teatro Jorge Negrete, pero ha estado en la Sala Chopin y el Teatro Insurgentes.
-Han participado actrices como Rocío Banquells, Laura Flores, Azela Robinson y Patricia Reyes Spíndola.
-Esta fue la segunda producción teatral de Sergio Gabriel, responsable de montajes como Filomena Marturano, Extraños en un Tren, Como Quieras… ¡Perro ámame! y Un Encuentro Inesperado.

Para más datos de Made in México haz click aquí.

No dejes de recibir en tu correo, Facebook o Twitter toda la información y los estrenos de las obras de teatro de la Ciudad de México.

Quizá esto te interese:



Deja aquí tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada y no se te enviará nunca correo alguno, al menos que así expresamente lo solicites. El correo tiene fines de registro. Los campos necesarios están marcados *, el campo Web es totalmente opcional y puedes poner ahí la diección o tu página en Twitter, por ejemplo.









Boletín teatral

( Recibe cada semana en tu correo
la mejor información y
las obras de teatro de estreno )


Correo electrónico:


Sigue a
Cartelera de Teatro en: